Apocalipsis: El origen

1/9/2017

 

Muchos son los que se preguntan cómo ha sido posible que en el mundo actual, donde el misticismo se daba ya por falso, se encadenen estos recientes sucesos. Hay criaturas descerebradas vagando por las calles de ciudades devastadas, sectas religiosas que consiguen más y más acólitos a cada día que pasa y auténticas criaturas de gran poder capaces de influir en el corazón de los humanos con tan sólo proponérselo.

 

En todo este caos, se han descubierto secretos que llevan ocultos muchísimo tiempo, siglos diría yo. He podido acceder a antiguos diarios pertenecientes a personas que, en secreto, eran miembros de lo que se hace llamar hoy día el Concilio del Silencio.

 

Dichos diarios remontan los orígenes de la orden al año 1360, cuando aún no se llamaba del tal manera, sino Orden de los Historiadores. Fue en Constantina, donde se les dio la labor de estudiar meticulosamente textos sagrados en busca de mensajes en clave, ocultos, u otros secretos.

 

Durante muchos años la orden estuvo estudiando los textos sin gran éxito, encontrando poco más que coincidencias en ellos. No fue hasta 1375 que se produjeron avances importantes, cuando una expedición fue llamada a investigar unas ruinas recientemente descubiertas en el camino hacia Jerusalem por las cruzadas. En dichas ruinas, encontraron un manuscrito mucho más antiguo que todos los textos bíblicos conocidos hasta la fecha. Dicho manuscrito parecía coincidir en contenido con el Antiguo Testamento, pero variaba ligeramente en algunos conceptos.

 

Concrétamente, algunos fragmentos hallados por la orden, correspondían al Génesis, Éxodo y Apocalipsis. Dichos fragmentos se ocultaron en secreto, ya que parecían contradecir algunos textos oficiales, por lo que no podían ser tomados como verdaderos sin un riguroso estudio previo. Sin mucha credulidad, la orden los estudió hasta que 3 años después encontraron muchísimos mensajes en clave, que en los sagrados libros no pudieron encontrar. Fue entonces cuando centraron todos sus esfuerzos en estudiar estos textos de reciente hallazgo, hasta que se toparon con lo inevitable: El Apocalipsis.

 

Cuando varios eruditos confirmaron la inequívoca exactitud de lo que se estudiaba, sucumbió el caos y la desesperación. La orden se dividió en dos vertientes: los que querían mantener todo esto en secreto para intentar ocultar la verdad de aquellos que pudieran utilizarlo para destruir la realidad, y los que eran partidarios de hacerlo oficial, pues toda la humanidad tenía que ser conocedora de lo que estaba por llegar, y quizás podrían prepararse.

 

Hubo una guerra. Nosotros conocíamos los acontecimientos como el Cisma de Occidente, pero los motivos reales de la división de la orden siempre permanecieron ocultos, pues los ganadores de esa guerra se ocuparon de que la verdad jamás fuera revelada.

 

Fue así como todos los miembros, en honor a sus hermanos caídos, juraron no decir jamás palabra y dedicar sus vidas a ocultar los textos y artefactos que, en las manos equivocadas, podrían dañar a mucha gente y al cosmos mismo. Ellos y las generaciones futuras mantendrían este pacto para toda la eternidad, formando un entramado de secretismo que no sería revelado hasta muchos siglos después, e incluso hoy apenas sabemos nada sobre lo que tan minuciosamente estudiaban. Nació así el Concilio del Silencio.

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Please reload

Destacadas

Apocalipsis: El origen

September 1, 2017

1/1
Please reload

Recientes

September 29, 2017

September 19, 2017

September 16, 2017

September 15, 2017