Archidona I: Génesis

10/9/2017

 

La Piedra Negra de Persimonte había sido robada por Isaac Merino de las manos de Malcom, necesaria para iniciar el Apocalipsis; y se la llevó a Archidona.


Después de lo acontecido en Alborache, Malcom había sido asesinado. Todo apuntaba a que el Concilio del Silencio era responable, pero ninguno de ellos se atribuyó tal hazaña, por lo que el autor de la muerte no puede ser confirmado.

 

Seemax, el más fiel seguidor de Malcom, quien fue partícipe de su liberación y que a cambio recibió secretos que estaban prohibidos, acudió a Archidona en busca de la Piedra y dio la cara junto a sus nuevos militares de negro.


Por otro lado, el párroco Elías se dio cuenta de la importancia de lo acontecido en Alborache y, tras ser contactado por Isaac Merino, tomó parte y se manifestó también en Archidona.


Seemax reunió a gente empezó a hablar de purgas, de la imperfección, la miseria humana, la corrupción… versaba sobre un mundo pudriéndose frente a un glorioso Apocalipsis que limpiara de la faz de la tierra todos estos fallos. Los asistentes estuvieron atentos a su discurso hasta que Elías irrumpió tratando de falsear el discurso. Barakus, jefe de los mercenarios oscuros, ejecutó a un asistente que se reveló a las palabras de Seemax. Atraídos por los ruidos, aparecieron cientos de repudiados que entraron a matar a todos los presentes, aunque por suerte muchos pudieron escapar con vida junto a Elías.

 

La Piedra habia intentado ser activada por Malcom en Alborache, y su energía corrupta levantaba cuerpos repudiados caminantes de lo que antes eran personas con vida. Cuanto más cerca se estaba de la piedra, mayor era la probabilidad de que, al morir, un poder oscuro imbuyese los cuerpos y los levantase para propagar la muerte por el mundo.


Mientras tanto, en los laboratorios de Alfa y Omega, el Doctor Z reliazaba innumerables experimentos buscando el control de aquello que repudiaba a estos seres. Sin embargo, el Dr Z estaba especialmente interesado en la creación de un antídoto que parecería tener propiedades especiales en los vivos y que les permitía acercarse a la piedra sin sufrir las consecuencias.


Por otro lado, aunque Elías no perteneciera a la orden del Concilio del Silencio, Isaac Merino ya había contactado con él y le pasó el contacto de Edwin, un importante expedicionista del Concilio, experto en la creación y búsqueda de artilugios mágicos, que creía estar seguro de cómo abatir a los repudiados de una vez por todas. En un extraño almacén encontró un farol que emitía una luz diferente a todas las demás, pero cuyo sino permanecía oculto. Desde entonces Edwin no se separaría nunca de su farol, el cual lo acompañaría en todas sus expediciones.


Nesa era una misteriosa mujer que se encontraba allí, no se sabe si por casualidad o por que sus visiones le habían mostrado la importancia de lo que ocurriría en aquel lugar. Poco decía sobre su elección en este conflicto, aunque solía pertenecer al Concilio, pues a la vez afirmaba que el Concilio del Silencio podría ser la causa del Apocalipsis o algo peor. Fue ella, quien les facilitó a un grupo de personas el ritual necesario para poder mover la Piedra Negra de Persimonte.


Dicho grupo, con la vacuna del Dr Z, pudo encontrar la localización de la Piedra Negra y la cogieron para entregársela a Isaac Merino, manteniendola lejos de Seemax y Barakus. Sin embargo, ambos irrumpieron y los convencieron para que iniciaran el ritual, dejando a Isaac Merino vivo para que pudiera ver el caos del que había sido partícipe. El Apocalipsis dio comienzo.

 

Muertos empezaron a levantarse como repudiados a unos niveles nunca vistos, asolando las calles. Poca gente pudo sobrevivir.
 

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Please reload

Destacadas

Apocalipsis: El origen

September 1, 2017

1/1
Please reload

Recientes

September 29, 2017

September 19, 2017

September 16, 2017

September 15, 2017