Alfa y Omega

16/9/2017

 

Un entramado de cientos de empresas aparentemente inconexas convergen en el más oscuro secretismo. En la sombra, todas ellas forman parte de una corporación multimillonaria que podría comprar la Luna, Marte y unas cuantas hectáreas de Júpiter.

 

Detrás de todo eso se ocultaba la corporación Alfa y Omega. Una gigafarmacéutica a cargo de Don Sebastián Hidalgo del Valle. O así fue hasta los sucesos de Alborache.

 

Sebastián Hidalgo era miembro del Concilio del Silencio y utilizaba buena parte de los ingresos de Alfa y Omega en financiar sus expediciones y actividades. Más tarde, cuando sus hijos entraron a formar parte de la orden, fueron descubriendo el poder económico y militar del que disponía la corporación de su padre. Fue entonces cuando Malcom y María del Rosario vieron el mundo en sus manos.

 

Cuando Malcom cayó presa de la locura tras acceder a zonas prohibidas de la biblioteca silenciosa, Sebastián Hidalgo lo encerró en una celda y, durante su cautiverio, utilizó todos los recursos que tenía en su mano para hallar una cura a su enfermedad, pero nunca la encontraría.


Cuando María del Rosario ocupó su lugar como planificadora del Concilio, utilizó su posición para afianzar el brazo armado de la orden, además de sus propios mercenarios.

 

El Comandante Dras comandaba el brazo armado de la corporación, conocedor de los peligros que albergaban en la sombra, juró proteger a la humanidad y estar preparado para lo que pudiera ocurrir. Sin embargo, en cuanto supo de los planes que María del Rosario tenía para la corporación, abandonó su puesto y se llevó consigo a sus soldados más fieles.

 

Fue en el campamento de refugiados en Pulianas, donde Alfa y Omega traicionó al Concilio del Silencio y a los refugiados del lugar, quienes nunca obtuvieron su evacuación prometida.

 

Tras el abandono del comandante Dras, fue Barakus el que tomó posesión del liderazgo de las tropas armadas, un hombre mucho más frío y preparado para obedecer cualquier tipo de orden que sus superiores le dieran. Los soldados que permanecieron con su camuflaje negro no son mucho menos peligrosos que su líder.


Los Soldados Oscuros son el nuevo brazo armado del Cisma.

 

No sólo miembros del Cisma y mercenarios conforman las filas de Alfa y Omega. Muchos accionistas tienen en posesión porcentajes importantes de la corporación, siendo el más poderoso de ellos Don Carlo. Estos ricachones están podridos de dinero y tienen el alma negra. No dudaron en apoyar la alianza con el Cisma y su purga para poder ser los dueños de un mundo nuevo. También apoyan las investigaciones que el Dr. Z y sus científicos realizan en los laboratorios del departamento de investigación de Alfa y Omega, conscientes de lo macabros que pueden llegar a ser sus experimentos.

 

Todo esto ha causado que grupos de insurgentes se alcen en armas contra los asquerosamente ricos miembros de Alfa y Omega. Se hacen llamar La Main Verte, pero ya hablaremos en otro momento de ellos...
 

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Please reload

Destacadas

Apocalipsis: El origen

September 1, 2017

1/1
Please reload

Recientes

September 29, 2017

September 19, 2017

September 16, 2017

September 15, 2017

September 13, 2017