Edwin

19/9/2017

 

Apareció por Archidona antes de que empezara el Apocalipsis. Vio venir al Cisma y decidió dejarlo todo para equiparse. De nada servía intentar detener la contienda si no estabas corréctamente armado.

 

Otro importantísimo miembro del Concilio, erudito y buscador de artefactos arcanos. Es un experto en artes casi mágicas de ingeniería, al margen de los planes que la orden, que él cree que permanecen estables y limitados. Fue mucho más allá triunfando en múltiples expediciones y llevando su conocimiento al nivel de creador, más que el de simple estudioso.

 

Sabe cómo fabricar armas extravagantes y polivalentes. Se dice que pasa horas buscando amuletos antiguos capaces de hacer remitir la maldición del repudiado, pero sólo se los entrega a aquellos que demuestran ser afines a sus planes y a los del Concilio.

 

Viste ropas extravagantes gótico-victorianas y sus armas no son precisamente futuristas. Tiene una predilección por épocas más oscuras donde el secretismo del Concilio era más facil de mantener y la búsqueda de elementos arcanos mucho más fructífera. Muchos piensan que de hecho proviene de aquella época, pues nadie sabe realmente su edad.

 

No querrás preguntar por la cantidad de artefactos aleatorios que cuelgan de su cuerpo: ¿son útiles en la noche contra los repudiados? ¿o sólo son elementos decorativos ruidosos? Nadie le ha preguntado aunque si lo hicieses probablemente te contaría alguna historia, ya que siempre está dispuesto a hablar con la gente que se cruza.

 
Movido por su afán de desentrañar los misterios que alberga el mundo y a encontrar un halo de esperanza allá donde sólo parece haber oscuridad, no es de extrañar que aún no haya dado por perdido a Isaac Merino a pesar de la horrible traición que cometió en Pulianas.


En Pizarra se enfrentó al Heraldo de la guerra, creyó que podría derrotarlo cuando aún apenas podía pararlo. Sin embargo no murió. La gente afirma que Guerra le perdonó la vida tras haber sido un digno combatiente, pero quizás alguno de tanto artilugios que lleva haya tenido algo que ver, ¿por qué no se desprende jamás de ese extraño farol?

 

Hablando del farol, cuya luz es tan tenue que apenas altera a los repudiados en calma, quizás tenga algún propósito más. Es útil en la búsqueda de artefactos, pero algunos expertos del Concilio afirman que ese farol alberga secretos mucho mayores.


Su contribución fue decisiva deteniendo a Guerra mientras intentaba dominar la mente de Rufo para que Victoria le consumiese en Constantina. Gracias a la ayuda de los lugareños y a la esperanza que le otorgaba la palabra de Elías, entre todos pudieron hacer que Rufo recuperase sus recuerdos familiares más arraigados, venciendo a la oscuridad con la que Victoría cubría su mente.

 

Su último juguetito es la Piedra Negra de Persimonte, que tras haber realizado el ritual apropiado, fue robada de las manos del Cisma y llevada a la tranquilidad de la biblioteca silenciosa. Ha conseguido éxitos parciales pero su control definitivo escapa aún a su alcance.

 

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Please reload

Destacadas

Apocalipsis: El origen

September 1, 2017

1/1
Please reload

Recientes

September 29, 2017

September 19, 2017

September 16, 2017

September 15, 2017

September 13, 2017